Participa construyendo la más grande colección de material didáctico

Accidentes e incidentes

Contenido: Investigación de accidentes e incidentes. ¿Qué beneficios proporciona la investigación de accidentes?. Pláticas de seguridad e higiene. Recomendaciones generales. Las comisiones mixtas de seguridad e higiene.

Investigación de accidentes e incidentes

Existen muchas técnicas, que diversos autores han descrito en infinidad de publicaciones, pero aquí vamos a describir aquellas que se utilizan con más frecuencia, porque han demostrado que proporcionan resultados muy satisfactorios.

Estas técnicas de prevención de accidentes son las siguientes:


- Investigación de accidentes e incidentes
- Inspecciones de seguridad
- Pláticas de cinco minutos sobre seguridad e higiene
- Las comisiones mixtas de seguridad e higiene
- Procedimientos de seguridad

Capacitación en el trabajo


De acuerdo con las definiciones que hemos dado, la única diferencia entre un accidente y un incidente consiste en los efectos que se producen, sin embargo la causa que desencadena un accidente es la misma que ocasiona un incidente. De Tal forma que, para fines prácticos, aquí no haremos distinción entre ambos términos.

La investigación de accidentes consiste en efectuar un estudio de lo ocurrido y reconstruir los hechos lo más fidedignamente posible para establecer sus causas, y con base en ello adoptar las medidas de corrección que eviten que se vuelva a presentar un accidente similar.

Desde luego que ésta es una técnica correctiva, considerando que el accidente ya ocurrió, pero es también preventiva, es decir, con miras hacia el futuro. La frase "tapar el pozo después de ahogado el niño" se dice muchas veces en el sentido de: "ya para qué". En efecto, significa que ya es tarde hacerlo, pero si no "tapamos el pozo" se pueden ahogar más niños.

Cuando los accidentes no se investigan correctamente, las causas específicas que los produjeron no quedan muy claras, lo cual puede ocasionar que nuevas medidas correctivas no funcionen o se apliquen en forma inadecuada, con el peligro latente de que un nuevo accidente vuelva a presentarse.

En otras ocasiones, algunas empresas adoptan la política de investigar sólo los accidentes "graves". (Los accidentes graves son aquellos que producen por lo menos un día de incapacidad o sea la mayoría de los accidentes.) Sin embargo, la etiqueta de "grave" muchas empresas la asignan a aquellos accidentes que ocasionan muchos días de incapacidad, incapacidades parciales, permanentes o incluso defunciones.

Con esto, dejan de investigar la mayoría de los accidentes y pierden la oportunidad de evitar que se vuelvan a presentar.

¿Qué beneficios proporciona la investigación de accidentes?


En primer lugar, la investigación permite que los hechos sean reconstruidos lo más fielmente posible, ya que al interrogar a varias personas —incluyendo al accidentado— puede haber versiones contradictorias; por lo tanto, el estudio de ellas puede aclarar mejor los hechos.

Al efectuar la investigación es muy importante tomar en cuenta las siguientes consideraciones: en primer lugar, insistir que se está tratando de encontrar la causa del accidente, y que no se pretende hallar culpables; en segundo lugar, una adecuada investigación permite al supervisor recolectar la información necesaria para encontrar la causa inmediata (práctica o condición insegura) que lo produjo.

Las medidas correctivas no serán válidas si no se ataca la verdadera causa.

En tercer lugar, al investigar un accidente es posible encontrar otros riesgos potenciales que si bien tienen relación con el accidente, es probable que no se hayan detectado anteriormente y puedan producir un accidente distinto, si no se corrigen.

En cuarto lugar, al identificar las causas inmediatas podemos aplicar controles más efectivos para que no vuelva a ocurrir, a la vez que efectuamos el estudio necesario para corregir las causas básicas.

En quinto lugar, una investigación detallada también les demuestra a los trabajadores el interés de la administración por protegerlos, y la preocupación por su bienestar.  Por último, las investigaciones de accidentes generan información que puede registrarse estadísticamente, y al analizarla utilizando las herramientas técnicas podemos establecer el comportamiento y la tendencia de ellos, lo que nos lleva a encontrar factores comunes como causas de los accidentes y así plantear estrategias y medidas correctivas de mayor alcance.

Como parte de una adecuada investigación de accidentes, debemos considerar los obstáculos que se pueden presentar:

a) La administración puede no estar interesada en la investigación de accidentes, ya que considera que el programa de seguridad no es una de sus prioridades.
b) Los jefes de los supervisores no les dan facilidades para efectuar la investigación, ya que el programa de seguridad no impacta en la evaluación de su desempeño.
c) El ambiente de trabajo y el estilo de liderazgo del supervisor es muy represivo, por lo que el personal no colabora en la investigación, o bien no notifican los accidentes al supervisor por temor a represalias, por miedo a incapacitarse, o porque consideran que no son importantes, ya que el mismo supervisor no les da la importancia necesaria.

A continuación, mencionaremos algunas recomendaciones para realizar una investigación de accidentes efectiva:

1. Debe existir una política de la empresa en cuanto a la Investigación de accidentes, en ella se debe indicar con claridad quién es el responsable, a dónde debe enviarse el reporte, cuál es el propósito de la investigación, cuáles son los plazos de tiempo para cumplir con el reporte, etcétera.
2 La política debe ser difundida y respaldada por los mandos intermedios de la organización.
3. Cuando ocurra un accidente, la primera preocupación de todos debe ser la salud del accidentado y evitar comentarios sarcásticos o burlones, así como recriminaciones hacia el accidentado. Esta primera actitud en el momento del accidente es decisiva para la investigación, ya que si el personal o el propio accidentado observan una actitud de rechazo o molestia, es de esperar que al efectuar una investigación, piensen que se están buscando "pretextos para correrlos", y por lo mismo no estén dispuestos a cooperar.
4. Durante la entrevista se debe mantener un ambiente de tranquilidad e inspirarle confianza al entrevistado (que puede ser el propio accidentado o alguno de sus compañeros de trabajo que haya presenciado el accidente).
5. Se tiene que realizar el número de entrevistas que sea necesario, y deben ser obligatoriamente en el lugar donde ocurrió el accidente.
6. Cada entrevista debe hacerse de manera individual. No hay por qué utilizar la entrevista para hacer lujo de autoridad, ni para humillar al entrevistado enfrente de los demás.
7. Permita que el entrevistado hable y exprese con claridad su propia versión de lo que ocurrió. No haga preguntas antes de que él se explique.
8. Una vez que el entrevistado haya concluido su explicación haga las preguntas necesarias para aclarar algún punto que haya quedado oscuro. De preferencia no haga preguntas que cuestionen la versión del entrevistado, pues esto haría que conteste lo que usted quiere que diga, y no lo que en realidad ocurrió.
9. Una vez que se ha escuchado el relato completo léalo para ver si usted captó lo que le quisieron decir sin interpretaciones erróneas.
10. Anote todos los datos importantes para poder elaborar después el reporte de investigación.
11. En caso necesario tome fotografías y películas; elabore diagramas u otras ayudas visuales que aclaren los hechos.
12. Es importante recordar que la persona que elabora el reporte no es la única que lo va a leer, e incluso, otras personas tienen que interpretarlo para obtener sus conclusiones, por lo que, entre más claro sea, más fácilmente podrán entenderlo.
13. Al terminar la entrevista agradezca la colaboración al entrevistado y recuérdele el propósito de la investigación, esto es, evitar que el accidente vuelva a ocurrir.
14. Conserve siempre el carácter confidencial de la entrevista. Si usted le aseguró al entrevistado que esto era así, no haga comentarios posteriores en público que lo hagan sentir que traicionó su confianza, y mucho menos se exprese en forma despectiva del accidentado o de los entrevistados.

Pláticas de seguridad e higiene

Una de las técnicas más efectivas para motivar a los trabajadores respecto a su seguridad consiste sin lugar a dudas en las pláticas de cinco minutos sobre temas de seguridad y prevención de accidentes.

Constituyen un elemento importante para el supervisor, ya que mediante ellas puede reforzar la motivación hacia sus trabajadores, y a la vez, darles mayor información sobre las técnicas y los procedimientos de seguridad en el trabajo o fuera de él. De tal manera que es indispensable que el supervisor sepa cómo impartir esas pláticas o charlas para lograr con ellas el propósito que se ha planteado.

El encargado de seguridad debe capacitar a los supervisores para que puedan impartir las charlas y también debe proporcionarles la información técnica que requieran, pero es fundamental que la imparta el supervisor.

Las principales recomendaciones que deben hacerse para dar una charla efectiva son:

1. Conocer el tema ampliamente
2. No salirse del tema a tratar

Además, es necesario que el supervisor tenga en cuenta los siguientes puntos:

1. Iniciar la charla resumiendo en unas pocas palabras lo que va a decir.
2. Comunicar sus ideas con precisión, en un lenguaje sencillo y claro. No tratar de "adornarse" ni de dar la impresión de que es un experto en la materia (Aunque sí lo sea).
3. Antes de finalizar la charla, resumir brevemente y terminar con una frase que pueda ser recordada con facilidad.

A continuación les presentamos un esquema de lo que debe hacerse antes, durante y después de cada charla de cinco minutos, de acuerdo con las recomendaciones del Consejo Interamericano de Seguridad.

Antes de la sesión


1. Planee la reunión. Familiarícese con el tema que va a exponer. Para ser efectivo, deberá presentar el tema de una forma convincente, sin leer al pie de la letra un material preparado con anticipación. Usted debe demostrar que conoce el tema mejor que sus trabajadores.
2. Celebre la reunión en el área de trabajo. Por ser las charlas tan breves, alrededor de cinco minutos, a veces no es necesario que todo el personal tome asiento. Hay supervisores que llevan a cabo reuniones muy efectivas en un taller dejando que cada trabajador adopte la posición que más le agrade. En otras palabras, si alguien quiere permanecer de pie durante la charla no hay razón para negarle ese deseo.
3. Antes de la reunión acumule todo el material que va a utilizar. Siempre que sea posible utilice equipos o herramientas que emplean regularmente los trabajadores para ilustrar lo que quiere decir. Refuerce la necesidad de utilizar siempre el equipo de protección personal, como lentes, protectores auditivos, respiradores, ropa y calzado.

Durante la sesión

1. Celebre una reunión cada semana.
2. Limite la reunión a unos cinco minutos y trate sólo un tema.
3. Comience la reunión haciendo observaciones positivas sobre las prácticas de seguridad satisfactorias que haya observado recientemente.
4. Dé la charla utilizando sus propias palabras. Utilice sus notas sólo en aquellos pasajes en los que quiere tener la completa seguridad de que entenderán la información precisa que les quiere comunicar.
3. Anime a su audiencia a que participe en la reunión. El propósito de estas reuniones o charlas es que los trabajadores piensen sobre lo que se les ha dicho y se entusiasmen con el tema de la prevención de accidentes.

La terminación de la reunión es tan importante como su principio. La mayor parte de la gente se llevará en su mente sobre todo las últimas palabras que diga el supervisor. Por esa razón es muy necesario seleccionar estas últimas palabras y convertirlas en un mensaje fácil de entender y recordar, para que se grabe en la mente de todos y la tengan presente en ocasiones posteriores.

Una idea recomendable, practicada por algunos supervisores, es llevar preparadas fotocopias a la reunión con un resumen de la plática y repartirlas a los asistentes. Otra idea, no muy empleada, consiste en darles a los trabajadores una carpeta para que vayan archivan-do esos resúmenes.

Después de la sesión

Elabore el reporte de la charla donde incluya quiénes asistieron, el tema tratado, la duración real y la programada, la actitud de los asistentes y sus comentarios personales.
Guarde este reporte y úselo como base para preparar y mejorar sus charlas, y a la vez, para determinar cuál sería el siguiente tema a tratar.

Pida a los trabajadores que le comenten sus impresiones sobre la charla, y pídales sugerencias sobre nuevos temas. También refuerce en los encuentros con cada uno de ellos algunos puntos que considere importantes y que no pudo hacer frente al grupo.

Observe con frecuencia si los trabajadores aplican lo aprendido en la plática.

Recomendaciones generales

Elija apropiadamente la hora para dar su charla. No debe ser al finalizar el turno pues la gente ya se encuentra cansada y con ganas de irse a descansar. La mejor hora será la que usted decida, de acuerdo con la carga de trabajo, el ánimo de la gente, etcétera.

No utilice la reunión para llamarles la atención por alguna falta ni para darles avisos de la gerencia. La gente debe estar convencida de que esa reunión es exclusivamente para ellos y para su seguridad. Si necesita dar alguna información mejor hágalo en otro momento.

Trate que la reunión sea cordial e informal ya que también debe servir para mejorar las relaciones interpersonales de usted y su gente.

Trate de variar sus reuniones, no caiga en la rutina, ya que eso hará que el interés por asistir decaiga. Varíe tanto los temas como la forma de conducir la sesión, el lugar, la hora, etcétera.

Por ningún motivo suspenda sus charlas. No deje pasar una semana sin que sean impartidas, pues esto hace que se pierda el interés y que la gente no vea formalidad en su trabajo.

En algunas ocasiones invite a otro supervisor a impartir la plática, o bien solicítele al gerente que esté presente como un visitante, esto le dará más importancia a las sesiones y ayudará a la gente a comprender que también la gerencia se interesa por su seguridad.

Por último, recuerde que su actitud es lo más importante para que sus charlas funcionen: demuestre que usted es un convencido de la importancia de la seguridad y que se preocupa por lo que pueda pasarle a su personal, lo cual han que la gente también se preocupe por su propia seguridad y la de los demás.

Las comisiones mixtas de seguridad e higiene

Una de las mejores ideas que han surgido para prevenir los accidentes es la creación de comisiones mixtas de Seguridad e higiene. Por desgracia, también ha sido una de las ideas menos aprovechadas, probablemente porque en su tiempo fue demasiado revolucionaria y no se  comprendió con claridad las ventajas que ella acarrea.

La comisión mixta de seguridad e higiene es un órgano integrado por empleados y personal sindicalizado, que se encarga de verificar las condiciones de seguridad de la empresa.

La Ley Federal del Trabajo les asigna como funciones genéricas: investigar las causas de accidentes y enfermedades ocupacionales, proponer medidas para prevenirlos y vigilar que dichas medidas sean cumplidas.

En nuestra opinión, las comisiones mixtas son la "conciencia" del programa de seguridad y constituyen un excelente medio para desarrollar el programa. Digámoslo de otra forma: son uno de los "brazos operativos" del programa de seguridad.

Desde que se iniciaron los trabajos sobre calidad total, se ha considerado que uno de los pilares para lograr un programa satisfactorio es involucrar a los trabajadores en la toma de decisiones y en la ejecución de las mismas con el fin de comprometerlos en el logro de los objetivos. Y es precisamente esto lo que constituye una idea muy revolucionaria de las comisiones mixtas.

Sin embargo, ¿por qué entonces las comisiones mixtas no representan una fuerza importante en los resultados de los programas de seguridad e higiene? Consideramos que son dos las causas: por un lado, los patrones o directivos de la empresa no han sabido comprender los beneficios que esto representa, e incluso en muchos casos se tiene temor de integrar dichas comisiones y permitirles que funcionen, pues se piensa que así los trabajadores tendrán "armas" para atacar a la organización; por otro lado, algunos trabajadores también han interpretado esto como la oportunidad para "agredir" a la organización y manifestar su descontento.

En nuestra experiencia, la comisión mixta ha aportado grandes beneficios en las pocas empresas en las que ha funcionado correctamente. Una comisión mixta comprometida con la seguridad es un grupo que se encarga de difundir, y convencer a sus compañeros para que adopten las medidas de seguridad.

Desafortunadamente, su función no siempre es comprendida, ya que al ser tan insistentes, al volverse la "conciencia" de los mandos intermedios, éstos les temen y las tratan de bloquear. Cuando la comisión mixta funciona se debe generalmente a que tiene el apoyo de la administración superior de la empresa.

Con relación a las normas que hablan sobre la integración y el funcionamiento de las comisiones mixtas, les sugerimos consultar el instructivo 19 del Reglamento de seguridad e higiene del trabajo que describe ampliamente este punto, así como los procedimientos legales y los formatos oficiales para cumplir con el mandato jurídico.

Pero no basta con limitarse a cumplir con la ley, sino que tratemos de obtener el mejor beneficio de las comisiones mixtas, ya que por sus características, inciden directamente en donde se requiere: detectar y corregir prácticas y condiciones inseguras, o sea en las causas inmediatas de los accidentes.

Podemos decir, sin temor a equivocarnos, que desde el punto de vista de su conceptualización, las comisiones mixtas fueron diseñadas para funcionar como un equipo autodirigido, o bien, como un círculo de calidad con funciones específicas hacia la seguridad e higiene.

Dada su importancia, y el poco provecho que se ha obtenido de ellas, a continuación hacemos algunas recomendaciones para que las comisiones mixtas funcionen adecuadamente:

1. Integrar la comisión de acuerdo con las normas que maraca la ley pero tratando de que la participación sea voluntaria.
2. Darle a la comisión la importancia y el apoyo que necesita.
3. Cumplir con el programa de la comisión mixta.
4. Sugerimos que las reuniones de la comisión sean atractivas, dinámicas y que todos los integrantes participen de alguna forma.
5. Mantener un programa de capacitación para los miembros de la comisión
6. Motivarlos continuamente para mantener su compromiso.

Fuente: Apuntes de la materia de higiene y seguridad industrial /  unideg