Participa construyendo la más grande colección de material didáctico

Elaboración de faldas

Contenido: Falda de cuatro costuras. Falda plisada al hilo. Confección de la falda.

Falda de cuatro costuras

Esta falda se llama de cuatro costuras, porque consta de cuatro piezas iguales, quedando con costura en ambos costados y en los centros de delantera y trasera.

Para su trazado puede usted emplear el mismo patrón-tipo de falda recta que para la falda de capa, es decir, sin escote en la cintura ni forma en la cadera. La línea AC ha de coincidir con el doblez del papel.



Para adaptar el patrón-tipo al modelo que estamos estudiando, hará usted lo siguiente: En la mitad de la línea AB señale un punto con la letra 1. Después señale el centro de la línea de cadera EF. A continuación se traza una línea desde 1, que pase por el punto que ha marcado en la línea de cadera, prolongándola hasta el bajo con otro punto que llamaremos J.

Si se desea aumentar el vuelo de la falda, hará pasar la línea IJ, dos centímetros más hacia afuera del punto que marcamos en la línea de cadera. El contorno del patrón está formado por las líneas que en el dibujo destacan más gruesas.

Después de terminado el patrón y recortado por su contorno, se desdobla, y
obtendremos la pieza completa que le servirá para cortar las cuatro piezas iguales de que consta la falda.

Colocación del patrón sobre la tela

La colocación del patrón sobre el tejido se indicará en la figura 3. Se efectúa sobre tela doble, debiendo cortar el patrón dos veces para obtener las cuatro piezas. Con objeto de ahorrar tela al cortar por segunda vez, se coloca el patrón en dirección
contraría, como se ve en la figura.


Confección del modelo

La confección no ofrece ninguna particularidad. Las cuatro piezas se unen con costura
abierta. En la costura del costado izquierdo, se dejará sin coser un trecho de unos 10 cm para colocar la cremallera.

Después de cosidas todas las costuras, se plancha bien y se coloca la cinturilla.
Esta falda puede hacerse, si se desea, sin costura en los costados, quedando en este caso dos costuras en la delantera y otras dos en la trasera.

Falda plisada al hilo

Para cortar esta falda no se necesita patrón, puesto que se marcan los pliegues
directamente sobre el tejido, pero es preciso calcular la cantidad de tela que necesitamos

Cada pliegue consta de tres telas, la de afuera y otras dos que forman el fondo del pliegue. Las tres tienen el mismo ancho. Resulta, pues, que si cada pliegue lleva de tela tres veces su medida, una falda totalmente plisada ha de llevar, por consiguiente, tres veces la medida de sus pliegues. Por tanto, necesitamos calcular primero cuántos pliegues entrarán en la vuelta completa de la falda.

Para esto dividiremos dicha vuelta por la anchura que deseamos dar al pliegue. En este ejemplo la vuelta de falda o caderas es de 99 cm, y pondremos de anchura al pliegue 4 cm.

Por consiguiente, la cantidad de pliegues será: 99 cm dividido entre 4 cm, total 24.7. Puesto que salen un poco más de 24, pondremos 25 pliegues en total. Ahora vamos a calcular la tela necesaria para los 25 pliegues.

Cada pliegue necesita tres veces su anchura, porque como ya dijimos consta de tres
telas, necesitándose, pues, 12 cm para cada pliegue.

Se multiplican los 25 por 12 cm (ancho total de cada pliegue), resultando en total 300 cm.

A estos 300 cm, aumentaremos 2 cm para las costuras del costado, y son, pues, 302 cm
lo que necesitamos de ancho en la tela.

Pero resulta que no suele haber tela con esa anchura, siendo preciso cortar varios trazos al hilo y unirlos por los orillos hasta obtener un trozo de tela con el ancho necesario, 302 cm.

Al largo total de falda aumentaremos 6 cm para dobladillo.
Resulta, pues, que la tela que hay que preparar es una banda de 70 por 302 cm. Los 64
cm que es el largo de la falda, más los 6 cm de aumento para el dobladillo, hay que medirlos en dirección del hilo del tejido.

Después de cortar los trozos necesarios para formar dicha banda se unen unos con otros por lo orillos, planchando abiertas las costuras.




Cuando el ancho de la tela sea insuficiente, hay que añadir trozos de tela necesarios cortados al hilo, y la unión se realice por los orillos.

Los pliegues se señalan en el derecho de la tela, mediante tres hilvanes diferentes, separados entre sí por los centímetros que demos de anchura al pliegue.

A continuación se hilvana el bajo de 5 cm, puesto que el otro centímetro, de los 6 que aumentamos al largo de falda, es para lo que entra en costura al colocar la cinturilla. Se come el bajo una vez hilvanado y se plancha bien.

Después se pueden marcar los pliegues en la tela. Estos se marcan con líneas de hilvanes de diferentes medidas en el derecho del género, tal como se ven en la figura 6.

Las marcas están separadas entre sí, 4 cm, que es la anchura que damos al pliegue.

Para mejor comprensión del dibujo los pliegues están indicados de la siguiente forma:

las líneas enteras señalan al borde exterior de los pliegues, los puntos indican dónde ha de montar dicho borde al hacer el pliegue, y las rayitas señalan el doblez que quedará en el fondo o parte interior del mismo. En cada extremo se deja 1 cm para la costura que ha de hacerse al cerrar la falda.

Confección de la falda

Extendida la tela sobre una mesa, efectuaremos el hilvanado de los pliegues, cogiendo
un doblez por la marca que en el dibujo se indica con líneas enteras, haciendo coincidir este borde con la línea de puntos, y dejando en el fondo del pliegue la línea de rayitas.

Conforme se dobla el pliegue se pasa un hilván a medio centímetro del borde para
evitar que se deshagan.

Para facilitar el hilvanado, se prende el pliegue con alfileres desde el bajo hasta la línea de cadera. Desde la línea de cadera hacia arriba, se deben ir estrechando los pliegues, puesto que la cintura es más estrecha que la cadera. Para esto conviene marcar con un hilván la línea de cadera en la falda.

Para saber con exactitud lo que hay que estrechar los pliegues en la parte de la cintura, haremos el siguiente cálculo: hallaremos la diferencia que hay entre el contorno de cadera y la vuelta de cintura. Restando los 65 cm de cintura y los 99 de cadera, veremos que la cintura mide 34 cm menos que la cadera, debiendo, por tanto, disminuir los pliegues en la cintura esos centímetros.

Ahora vamos a calcular lo que hay que estrechar cada pliegue.

Se dividen los 34 cm entre los 25 pliegues que lleva la falda, y el resultado, 1.3 cm, es lo que entraremos de más en cada pliegue por la parte de la cintura, disminuyendo este aumento hasta la cadera, desde el cual, hasta el bajo, medirá 4 cm cada pliegue.

Al terminar de hilvanar todos los pliegues en la forma explicada se cierra la falda, dejando sin coser en la costura un trecho de unos 15 cm para colocar la cremallera.

Por último se coloca la cinturilla, y después se plancha la falda, aplastando bien los pliegues con la plancha antes de quitar los hilvanes. Para que el planchado resulte más perfecto se debe poner un trapo húmedo sobre la falda, y después de quitar los hilvanes, se repite el planchado con objeto de que desaparezcan las señales del hilvanado.

BÚSQUEDA: